ANTONIO BAREA. Process Room 2013

ANTONIO BAREA. Process Room 2013

Un pronunciado descenso en altitud, la exponencial reducción de la velocidad, la puesta en escena de los trenes de aterrizaje. Todo ello unido al minucioso seguimiento de un patrón de aproximación, de planeo, inclinación e identificación del lugar de toma de tierra, determinan la perfecta ejecución de un aterrizaje.

Landing pretende interceder a través de un ejercicio amparado en la metonimia, en los procesos y dinámicas propias de las aeronaves y sus contextos de acción. Utilizar el tránsito como fuerza motora, como interconexión y estrategia productiva. La disfunción de las formas, su repetición y modulación. Un despegue que abandona la re-interpretación del origen, del paisaje y del mapa, que busca un destino concreto a sabiendas de la complejidad y lo inestable del vuelo. Sentado en asientos reclinables y sometido al cinturón de seguridad, el pasajero lanza una mirada, a través de la ventanilla, que se precipita al vacío obteniendo la experiencia elíptica de la pérdida y reencuentro del horizonte, propias del ascenso y el descenso, de la corriente de aire y la turbulencia.

©Antonio Barea

 

La ingravidez del movimiento contrarresta la rotundidad de la velocidad así como del pesado fuselaje y el atronador ruido de motores. Lo inestable resulta ser fiable. A 30.000 pies de altura y a una velocidad de crucero de 900 km por hora, el pasajero se hace eco del origen, recuerda con claridad el punto de partida, que sin duda le ayuda a comprender la intencionalidad del viaje, del tránsito. De este modo, Mapas invisibles actúa como contenido adicional del equipaje de mano, como sobrepeso de los estándares marcados por las compañías low cost. Como antecedente a Landing. Mapas invisibles constituye la puesta en escena, por un lado, de la huida a la re-interpretación de un mapa o cartografía, y por otro, del encuentro con la miniatura y con la vista aérea que la gestiona. Se apoya en el continuo cuestionamiento de los espacios, los perímetros y las formas. Establece una relación directa con disciplinas como la visualización de datos y la poesía visual, que enfrentan al hombre a nuevos horizontes y complejidades perceptivas. Son los cartógrafos del imperio en El rigor de la ciencia de Borges, quienes corroboran la plusvalía del mapa frente al territorio, con su error en la ejecución del mapa 1:1. Es el hombre prehistórico quien formula nuevos enfrentamientos con la imagen, con la representación y con la identificación de las pinturas rupestres con situaciones contextuales concretas. Es Bachelard quien en La poética del espacio referencia al Diccionario de botánica cristiana de 1851 para establecer un sistema de escalas e identificar la miniatura: “Los cuatro estambres son como cepillitos amarillos”. Es Nadar quien miniaturiza el paisaje urbano de Petit-Bicêtre, con su fotografía aérea en 1858. O son las aplicaciones informáticas de geolocalización las que ofrecen representaciones del paisaje y el territorio al usuario, que coquetea con el descenso y ascenso, movimientos desencadenantes del aumento y disminución, respectivamente, de la densidad de datos. Un juego para volar, para viajar y experimentar la vista aérea, la miniatura, el territorio y el paisaje, que Félix Baumgartner realizó 14 de octubre de 2012. Todo ello se encierra a golpe de cremalleras, candados y plastificados infinitos. Equipaje corroborado, asumido y listo para emprender un viaje con multitud de escalas. Pero emprender el viaje conlleva una fortuita planificación espacio/temporal, como síntoma de la unión entre punto de partida y destino. La irremediable sensación preparatoria inunda el tiempo y la acción, de catalogaciones, previsiones y directrices a ejecutar bajo estrictas ordenanzas de los medios y los espacios. 

 

 

©Antonio Barea

 

Espacios que actúan como antesalas del vuelo, que están destinados al tránsito y habitados por módulos de identidad similar, de formas e intenciones calcadas. En ellos se llevan a cabo una suerte de coreografías entrópicas en perfecta armonía, que a su vez determinan engranajes y patrones de acción de naturalezas análogas en todos los aeropuertos interconectados por aeronaves. Check-in, Boarding and taking off. Comienza del viaje, a few minutes for landing.