ENTREVISTA MARINA NUÑEZ

ENTREVISTA MARINA NUÑEZ

Marina Núñez representa en sus obras seres diferentes, aberrantes, monstruosos, los que existen al margen o en contra del canon. Los cuerpos anómalos que pueblan sus cuadros, infografías o vídeos nos hablan de una identidad metamórfica, híbrida, múltiple. Recrea una subjetividad desestabilizada e impura para la que la otredad no es algo ajeno, sino que constituye básicamente al ser humano.

¿Qué temas sueles abordar en tu obra?

Diría que la otredad, el desafío a lo canónico, permea los temas ya más específicos de todas las obras.

¿Qué reacciones buscas producir en el publico?

Idealmente, que tanto los aspectos formales como los discursivos les seduzcan, les atrapen lo suficiente como para afectarles. Las experiencias estéticas, cuando son intensas, pueden cambiar nuestra percepción del mundo, ése es el gran poder del arte.

¿Qué herramienta tecnológicas has introducido recientemente en tu trabajo?

Trabajo ya desde hace años con programas de 3d y programas de efectos especiales.

¿Qué resultados te han dado?

Son idóneos, en mi caso, para realizar algunas ideas. Hay una parte inicial fascinante, muy… matemática, mientras encuentras la forma de conseguir lo que pretendes, y luego viene una parte mucho más larga y tediosa de cocina, imprescindible para que las obras queden bien. Pero a mí esa parte más mecánica se me hace menos aburrida con el ordenador que con los pinceles, me resulta algo hipnótico, el tiempo pasa más rápido moviendo pixeles que óleo.

 

 

 

© MADRIDARTPROCESS

¿Crees que las nuevas tecnologías ofrecen la posibilidad de investigar en nuevos lenguajes?

Sí. Pero no creo que haya que sobrevalorarlas. Muchas veces, la mayoría de ellas, no producen nuevas sintaxis ni se utilizan para elaborar nuevos significados. Sin algo interesante que contar pueden producir obras inanes, aunque de entrada pueda deslumbrar la novedad de su apariencia. Exactamente igual que con un lápiz y un papel, se pueden hacer con ellas obras prodigiosas o estériles.

¿Cuál es tu actual situación profesional? ¿Estás implicada en algún proyecto que se celebre pronto? ¿Dónde y cuando?

Actualmente, y hasta el 30 de junio, tengo expuesta una intervención en la Capilla del Patio Herreriano de Valladolid, que es un espacio impresionante. Y estoy preparando varias obras nuevas, como siempre, para algunos proyectos en curso pero sin fechas cerradas.

¿Crees que falta en nuestro país, un plan de internacionalización de nuestros artistas?

Definitivamente sí. Es el único modo de explicar que con el nivel de artistas, en mi opinión bastante bueno, que tenemos, no seamos en absoluto conocidos o competitivos en el contexto internacional.

¿En qué zona de Madrid se encuentra tu estudio? ¿Qué es para ti ese entorno?

En el centro. Me agrada psicológicamente, y me viene bien profesionalmente, tengo los comercios que necesito, así como los centros de arte, museos y galerías, muy próximos.

¿Sueles trabajar sola o en equipo?

Sola, con alguna mínima colaboración puntual.

 

 

© MADRIDARTPROCESS

 

¿Qué consejo le darías a un artista que comienza ahora su carrera?

Qué difícil. Le diría que en el sistema del arte hay que plantearse carreras de fondo. Es un mundo complicado, hay muchos más artistas que recursos para que se mantengan o se puedan ver sus obras dignamente. Sólo con mucho entusiasmo y mucha voluntad permaneces en él. Pero a la vez es un mundo por completo privilegiado, aún me cuesta creer que pueda dedicarme a producir imágenes. 

¿Cuáles son tus referentes o fuentes de inspiración?

¡Muchos! Incontables novelas, muchos pintores de nuestra historia del arte, bastantes películas, algunos ensayos...

¿Si no hubieras sido artista, a qué te hubiera gustado dedicarte?

A la biología molecular, especialmente a la genética, y también a la psiquiatría. Y a escribir aún más, si valiera para ello, que no es el caso.

¿Utilizas las redes sociales?

No mucho, no tengo tiempo, sólo en contestar mails se van horas cada día.

En la sociedad contemporánea, ¿qué papel crees que debería tener el arte?

En un mundo en que la cultura es cada vez más una parte crucial del ocio y el entretenimiento, y el arte parece amalgamarse con el resto de una expandida cultura visual que puede compartir con él algunas apariencias, pero no procesos ni objetivos, el arte debe generar contenidos emancipadores que se resistan a una dinámica de banalización.

¿Qué podrá ver el público que se acerque a tu estudio?

Algunas obras mías, no necesariamente las últimas, y también las de Rosalía Banet y Enrique Marty. Además de ser amigos, hay entre los tres muchas coincidencias iconográficas, referencias e intereses compartidos.

 

Entrevista: Eduardo Álvarez

 

 

 

Se informa que utilizamos cookies para dar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

El navegar o utilizar nuestros servicios implica que acepta el uso de las cookies indicadas, si bien puede cambiar su configuración y obtener más información Saber más

Acepto

Se informa que utilizamos cookies para dar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

El navegar o utilizar nuestros servicios implica que acepta el uso de las cookies indicadas, si bien puede cambiar su configuración y obtener más información Saber más

Acepto