AMIE SIEGEL: INVIERNO EN LA HUMANIDAD

AMIE SIEGEL: INVIERNO EN LA HUMANIDAD

El Museo Guggenheim Bilbao acoge la intervención de la artista norteamericana Amie Siegel titulada “Invierno”. Una instalación viva originalmente encargada por la Trienal de Auckland en 2013, y que se muestra por primera vez en Europa, en el Museo Guggenheim Bilbao. Esta nueva instalación a gran escala titulada “Invierno” (2013), una de las obras más radicales de la artista, se presenta como el resultado de su investigación y reflexión acerca de las relaciones entre imagen y sonido en la producción y posproducción cinematográficas. El trabajo de Amie Siegel se estructura en base determinados relatos que utiliza como territorios para conservar la memoria y establecer así, una confrontación entre la película y las circunstancias y el proceso que entraña su realización. En “Invierno” Siegel colabora con agentes locales, como músicos, actores o técnicos de sonido, indagando así acerca de la relación de la obra con su ubicación temporal y resituando la proyección en un espacio de producción itinerante.

De este modo, cada reproducción del sugerente y posapocalíptico filme es reinterpretada mediante una banda sonora que se produce en directo y se halla en permanente cambio, en la que la voz en off, los efectos de sonido y la música configuran una partitura viva, que se despliega cada vez que se proyecta el filme durante media hora.  Rodada en las viviendas encaladas de aspecto biomorfo que diseñó el fallecido arquitecto Ian Athfield en enclaves remotos de Nueva Zelanda, “Invierno” refleja la vida de una comunidad que parece el último asentamiento humano en la Tierra. La contemplación de un entorno desierto o de las reliquias de una civilización extinta por parte de los personajes hace pensar en el resultado de una guerra nuclear o de una catástrofe ecológica. La arquitectura y el atrezo parecen futuristas y obsoletos a la vez. Los pájaros, en particular, parecen desempeñar un papel especial en la nostalgia de los supervivientes. El aspecto familiar de los lugares y objetos representados refuerza la ambigua sensación de extrañeza, y la banda sonora del filme surge como clave para establecer un posible sentido. Gracias al sonido grabado y a las actuaciones en directo, esta presentación de “Invierno” permite a los visitantes vivir una experiencia única en la sala de exposiciones y poder contemplarse ese espacio, como un lugar activo de creación y producción. 

 

Redacción | Madrid | 13 de diciembre 2017