DESAPRENDER LO APRENDIDO. ELANA KATZ

Una de las disciplinas más complejas que existen a día de hoy en el arte contemporáneo, es la disciplina de la performance, no solo por su esencia efímera sino por la falta de espacios dedicados y especializados para desarrollarla y llevarla a cabo. Una disciplina que utiliza la herramienta más poderosa que tiene el ser humano para comunicar, que no es otra que el propio cuerpo, a la que tiene que preparar para llevarla a cero y convertirla en un contenedor o canal valido para que circulen las emociones.

Es precisamente en esta articulación, en este diálogo cuerpo idea, donde precisamente el espectador percibirá la honestidad y la diferencia entre lo que es puramente una performance, de una interpretación o un mero acto poético.

Su disposición en cuanto a comunicación con el público y poder establecer un espacio idóneo para desarrollar una idea, no solo es fundamental para el arte de acción, sino que es la esencia misma de la disciplina. No se trata en ningún momento de representar o escenificar, nada tiene que ver con la ficción, se trata de establecer en el ámbito de la realidad una simbiosis artista-espectador que consiga trasladarnos a un diálogo de conceptos y de espacios.

© Elana Katz / They Said it Was a Dry Warm Night, 2016 - Foto: © Tiberiu-Mihail Cimpoer

Hace ahora casi 100 años, esta disciplina comienza a desarrollarse por parte de artistas de la primeras vanguardias del siglo XX, hasta tomar forma poco a poco desde la década de los 60 en performances más puras y conceptuales que han construido la historia del arte del siglo XX y XXI. En la actualidad hay varios artistas que dedican sus investigaciones a esta disciplina, ya que siguen viendo en ella el modo más directo para involucrarse con su obra y transmitir determinadas ideas al público.

Entre las artistas de performance que actualmente exhiben su trabajo, nos gustaría destacar el trabajo de la artista Elana Katz. Una artista americana conceptual con sede en Berlín, que utiliza su obra para enfrentarse a las convenciones culturales a través de un ejercicio de desaprender lo aprendido y examinando críticamente la complejidad que se encuentra dentro de las propias contradicciones. Una investigación que demuestra que las percepciones sociales pueden ser diferentes según el contexto.

© Elana Katz / TBD, 2015 - Foto: © Kojo

Partiendo de la idea freudiana de que lo olvidado o lo reprimido se acaba reproduciendo y convirtiéndose en una acción repetitiva, Elana Katz nos habla del cuerpo y su desarrollo en relación con la violencia psicológica, social o física y lo que es más importante, sus consecuencias.

La memoria se convierte así en un elemento fundamental en las obras de Katz, ya que depende de ella la repetición o no del trauma. La compulsión de repetir reemplaza la compulsión de recordar, siempre que la memoria está ausente sus consecuencias en forma de repetición están presentes. El trabajo de Elana Katz se puede visitar a día de hoy en la galería berlinesa Kwadrat, hasta el 9 de marzo, donde la artista presenta un nuevo trabajo titulado [F]ACTS OF VIOLENCE “When repetition replaces memory”.

Eduardo Álvarez | Madrid | 14 de Febrero 2019

Se informa que utilizamos cookies para dar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

El navegar o utilizar nuestros servicios implica que acepta el uso de las cookies indicadas, si bien puede cambiar su configuración y obtener más información Saber más

Acepto

Se informa que utilizamos cookies para dar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

El navegar o utilizar nuestros servicios implica que acepta el uso de las cookies indicadas, si bien puede cambiar su configuración y obtener más información Saber más

Acepto